SantiagoTur

Diario digital de turismo

Vertientes naturales de Quebracho y Ojo de Agua que volvieron a la vida

Vertientes naturales de Quebracho y Ojo de Agua que volvieron a la vida

Este otoño, incluso hasta abril, se registraron lluvias como hacía muchos años no sucedía. En la zona de Sumampa llegó a llover un mes y medio seguido. Todo esto permitió que volviera a brotar agua filtrada por los cerros. Las familias locales y turistas de otros puntos poblaron estos sitios privilegiados por la naturaleza. Incluso la actividad productiva se vio benefi ciada con agua y pasturas abundantes.

Las vertientes de las serranías del sur santiagueño volvieron a la vida. Después de una década de sequías, las lluvias volvieron a ser suficientes para que los cerros de los departamentos Ojo de Agua y Quebrachos se nutrieran de agua absorbiéndola naturalmente y para que los excedentes vuelvan a fluir a través de pozos surgentes o vertientes diseminados por toda la región.

Lugares emblemáticos, profundamente vinculados a la memoria de miles de santiagueños y cordobeses principalmente (y turistas de otras provincias en general), recobraron gran parte del atractivo que los supo caracterizar cuando las precipitaciones no eran tan mezquinas.

Arroyos, balnearios, pequeños embalses naturales formados entre los cerros a través de los siglos y diques construidos por la mano del hombre lucieron plenos de agua, tales como Sumampa Viejo, Cantamampa, el dique de Báez, Chacomampa o El Seminario, Manchín, Santa Ana, el arroyo de Santa Brígida, El Cajón, Ashpa Puca, Amimán, La Frondosa y el arroyo Oncán.

Turismo

Decenas de poblaciones de las serranías del sur santiagueño pudieron disfrutar de sus tradicionales balnearios como hacía mucho tiempo no podían hacerlo, saboreando la frescura de sus arroyos y embalses bajo la frondosa sombra de mistoles, algarrobos, cebiles y otros árboles revividos por la humedad.

Incluso, el turismo que años anteriores había declinado justamente por la falta de cursos de agua activos, los cuales son fundamentales en la época de las vaciones de verano, se revitalizó como actividad característica de estas latitudes y que desde siempre ha sido visto como una de las principales herramientas de progreso para estas poblaciones dotadas de belleza sin igual por la naturaleza, con ambientes de serranías, salinas, montes, una rica variedad de flora y fauna, lugares especiales para la práctica de deportes aventura como rally, enduro, mountain bike, actividades turísticas como cabalgatas, senderismo, caminatas, etc.

Planes

Lamentablemente, este reverdecer es momentáneo, ya que una vez que el agua se agota en las entrañas de los cerros y deja de fluir por las vertientes, los arroyos, embalses y diques, retornan a su versión más agreste. Por ello, algunas comunidades trabajan para tratar de extender el efecto, mediante obras que ayuden a retener el agua.

Fuente: Diario el Liberal 

 

Noticias relacionadas

Te puede interesar... x