SantiagoTur

Diario digital de turismo

Te contamos los beneficios de la Jarilla

Te contamos los beneficios de la Jarilla

Es una planta con interesantes cualidades medicinales. Esta hierba puede ser usada en forma interna o externa para tratar diferentes afecciones en el cuerpo y la encontramos en nuestra flora santiagueña.

Existen cinco variedades, tres se emplean en medicina con propiedades similares: Jarilla crespa (Larrea nítida), Jarilla macho (Larrea cuneifolia) y Jarilla hembra (Larrea divaricata). Otros nombres que recibe: Jarilla de la sierra. Jarilla del monte. Jarilla oficinal. Galicosa. Nombre más común: Jarilla
Es un arbusto que crece en la Argentina. Las hojas tienen propiedades astringentes, por lo que se las usa contra las diarreas e inflamaciones del intestino, y para uso externo, contra las hemorroides.
Se usa el cocimiento para quitar el mal olor que produce el sudor de los pies.
Esta planta contiene notable cantidad de yodo y potasio. Por este motivo, su tisana tiene buenos efectos en caso de tuberculosis, reumatismo, gota, sabañones, ciática, inflamaciones de la boca, cólicos con diarrea, hemorroides, flujo blanco, etc.
Propiedades medicinales de la jarilla:
Ayuda a tratar diarreas e inflamaciones del intestino
Favorece la eliminación de toxinas del cuerpo
Ayuda a tratar las hemorroides
Es eficaz para tratar inflamaciones en la boca
Alivia síntomas de gota, artritis, reumatismo y artrosis
Ayuda a controlar el mal olor corporal
Ayuda a combatir los hongos en los pies
Ayuda a eliminar líquidos del cuerpo
Acelera la cicatrización de heridas
regula la menstruación en las mujeres
Ayuda a cortar hemorragias nasales
Ayuda a tratar la tos
Ayuda en el tratamiento de la ciática
Para aprovechar los beneficios de la jarilla se puede elaborar una infusión, jarabe o también comprar aceite o tintura. En todas sus presentaciones la jarilla es efectiva ya que lo que importa es seguir el tratamiento por unos días para lograr buenos resultados.
Planta serrana, afamada tiempo atrás por atribuírsele propiedades curativas contra la sífilis. Contiene abundantes sales de potasio y yodo. Es un gran depurativo de la sangre, libera al organismo de toxinas, por lo cual es empleada contra el reumatismo, gota, ciática, y contra todo tipo de enfermedades de la piel, las que requieren una depuración completa para poder curarse.
La alimentación hiperglucídica (exceso de azúcares) y acidificante (carnes) es causa de las enfermedades o intoxicaciones que se manifiestan con las características reumáticas o con afecciones dérmicas, tales como psoriasis.
Preparación y Uso:
Para uso interno (reumatismo, ciática, dermatitis), o para obtener una depuración o desintoxicación del organismo recargado de sustancias extrañas, se empleará la raíz de la jarilla, que se cortará en trocitos y se secará al aire seco, en ambientes sin humedad. A fin de que se conserve para poder usarla, una vez desecada se la guardará en un frasco de boca ancha cubiertos los trozos con un buen vino blanco. También es posible conservarla en un tarro lleno de arena, la que antes debe calentarse bien para eliminar humedad, caso contrario la raíz se descompone. Dicho tarro se conservará bien cerrado y en ambiente tibio. En el momento de usarla, se retirará la cantidad necesaria, se lavará bien a fin de eliminar restos de vino, y se hará un cocimiento con dos puñados grandes (20 gramos de raíces para un litro de agua) de trocitos de raíces durante diez minutos. Se deja decantar tapado, se cuela y se bebe hasta cuatro tazas por día.
Para uso externo, contra hemorroides inflamadas, la jarilla es muy buen desinflamante. Para ello se hará baños de asientos fríos, con un litro del cocimiento, el mismo se usará para baños de pies, cuando éstos tienen olor debido a alimentación ácida ofermentativa.. Se emplean 30 gramos en un litro de agua, preparado en cocimiento. Se hacen pediluvios, para combatir el sudor de los pies, baños de asiento, irrigaciones para el tratamiento de las hemorroides y flujo blanco.
La jarilla es una planta con cualidades medicinales importantes pero no debe utilizarse con fines medicinales por más de 10 días para evitar efectos adversos.
Aunque la jarilla no contiene sustancias toxicas no se aconseja ser usada esta planta por mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o en niños.

Noticias relacionadas

Te puede interesar... x