SantiagoTur

Diario digital de turismo

Isis Carreño sueña con el MotoGP

Isis Carreño sueña con el MotoGP

Isis Carreño tiene 15 años y ya consiguió proclamarse campeona del Panamericano de Velocidad en Termas de Río Hondo lo que le valió ganarse un cupo para, en abril del 2016, disputar la primera prueba mundial femenina que se realizará previo al Gran Premio de Moto GP de Argentina, competencia que sueña disputar.
La joven deportista relató su motivación por practicar esta disciplina. «Mi papá desde joven que corría y yo comencé a los 10 años. Cuando era más chica mi mamá no me dejaba porque una vez me subí a una moto y me caí, así que se asustó», expresó.
«Cada día uno va sumando más cosas y va avanzando y ves que puedes ir logrando nuevos objetivos. Además ves los canales que transmiten Moto GP y se transforma en un sueño llegar a esa categoría y esas carreras», añadió.
La chica además contó cómo logró el cupo para competir en laArgentina. «En el panamericano ganamos un cupo para el Mundial con una moto de 200 centímetros cúbicos de cilindrada y para el campeonato panamericano que fuimos lo hicimos con esa y nos ganamos el cupo para abril del próximo año. Vamos a correr en ellas y será una prueba que se realizará antes de la carrera del Mundial», expresó.
También contó cómo fue su llegada al motociclismo. «Yo antes de las motos practicaba otro deporte que era cheerleaders y a mi papá no le gustaba, así que me compró una moto y desde ahí me empezó a gustar. Era totalmente distinto. A mi mamá ahora le gusta, siempre tiene miedo, pero sabe que a mí me gusta», expresó.
«Es muy difícil porque uno empieza de chico y de a poco va sumando y la verdad que hay pilotos muy buenos en categorías más grandes y de verdad para llegar al Mundial hay que andar muy rápido y estar muy preparado», agregó.
Finalmente, se refirió al poco apoyo que tiene para financiar su carrera, y valoró su experiencia en Europa donde compitió en el orden internacional. «Por un amigo llegué a España, pero la verdad todo lo tuvo que pagar mi papá, pero volver a hacerlo es difícil, porque salió muy caro. Tengo un solo auspiciador que me pasa los cascos que es una gran ayuda porque valen cerca de 300.000 pesos y me pasaron seis para un año», sentenció.

Noticias relacionadas

Te puede interesar... x