SantiagoTur

Diario digital de turismo

Categoría: Turismo Gourmet

Categoría: Turismo Gourmet

Receta de moroncitos santiagueños

Receta de moroncitos santiagueños

El moroncito santiagueño es una de las más tradicionales exquisiteces de la provincia, se vende en las calles, como una opción en los diversos puestos de venta de tortillas, chipacos o rosquetes.
Aquí brindamos la receta completa para deleitarse con este dulce manjar santiagueño.
Ingredientes
Harina de algarroba (mezclada con 700 gramos de harina leudante)

Que no se vaya nadie de Santiago sin haber probado el bolanchao

Que no se vaya nadie de Santiago sin haber probado el bolanchao

Aviso para turistas: irse de Santiago sin haber probado el bolanchao es lo mismo que no haber visto ni probado nada de lo que ofrece la provincia en cuanto a sus comidas tradicionales. Es una de las pocas exquisiteces que vienen directamente los aborígenes que habitaban estas tierras. Se trata, a la vez, de conservar esta fruta por más tiempo, luego de su maduración, para que sirva de comida en tiempos de escasez.

Por ingredientes lleva un kilo de mistol y harina de maíz tostado en cantidad necesaria.

Para prepararlo se recolecta el mistol de las plantas cuando está maduro (desde diciembre a comienzos de febrero, aproximadamente).

Alfajor santiagueño: Con anís y alcohol puro

Alfajor santiagueño: Con anís y alcohol puro

Los alfajores santiagueños se diferencian de los alfajores de las otras provincias por llevar anís y alcohol puro. Cualquier receta que se ofrezca podría ser tildada de estar mal o que un ama de casa de Santiago diga, “así no es”, porque hay tantas maneras de hacerlo como cocineras que lo preparan hay en la provincia. Por eso esta receta es solamente tentativa o, por mejor decir, un botón de muestra de lo que podría ser un alfajor.

Ingredientes: 200 gramos de harina, seis yemas, un clara, dos cucharadas de alcohol fino, dos cucharadas de agua, una cucharadita de anís en grano, 20 gramos de grasa de vaca, dulce de leche, fondant o merengue.

La empanadilla: Un dulce típico de parques y canchas

La empanadilla: Un dulce típico de parques y canchas

La empanadilla es uno de los postres típicos de Santiago. No se consiguen en las panaderías sino que son de producción casera y solo se las halla en muy pocos lugares en venta al público como parques o canchas de fútbol.

Son riquísimas y adictivas.

Los ingredientes para la masa son un kilo harina 000, 200 gramos de grasa, una cucharadita de polvo de hornear, 400 gramos de azúcar, esencia de vainilla, una taza y media de agua.

Para el relleno se necesitan dos kilos batata, una taza y media de azúcar y una taza de agua.

El rosquete: Un pan popular que se hace con caiño

El rosquete: Un pan popular que se hace con caiño

Hacer rosquetes santiagueños, uno de los panes populares más típicos es una tarea en la que madres, abuelas, tías y hermanas ponen mucho cariño, porque se trata de una receta simple, pero que a la vez necesita de mucho amor, cariño y dedicación.

Los ingredientes son tres kilos de harina 000, un cuarto de grasa, cien gramos de levadura, siete huevos, una taza de azúcar, medio litro de agua y medio kilo de azúcar impalpable.

Fama justificada del arrope de tuna y de chañar

Fama justificada del arrope de tuna y de chañar

El arrope de tuna y el de chañar son dos de los dulces que más fama le han dado a la provincia. Una receta que en un primer golpe de vista es simple, sin embargo lleva much trabajo y muchas horas de elaboración. El resultado final es siempre una especie de mermelada por su consistencia, con un sabor agreste y montaraz.

Para hacerla se precisan los siguientes ingredientes y elementos. Dos kilos de una, medio litro de agua y una olla de cobre.

La más tradicional de las exquisiteces santiagueñas

La más tradicional de las exquisiteces santiagueñas

Quizás la más tradicional de las exquisiteces santiagueñas es el moroncito, golosina que se vende en las calles. Su sabor, son únicos y la experiencia de comerlo es siempre una irrepetible sensación de estar frente a la eternidad de la creación.

Una receta tentativa debería llevar los siguientes ingredientes: 70 gramos de harina leudante, 300 gramos de harina de algarroba, 20 gramos de grasa de cerdo o en su defecto margarina. Dos o tres cucharadas de arrope de chañar o mil de abajas. Una taza de azúcar, una cucharadita de bicarbonato de sodio, dos yemas, ralladura de un limón o una naranja y leche en cantidad necesaria.

Cómo hacer un buen asado santiagueño

Cómo hacer un buen asado santiagueño

Es en este plato argentino (y por lo tanto santiagueño), que se queman los libros de casi todos los cocineros del país. Porque hay tantas recetas como asadores y las discusiones acerca de las calidades de las carnes más apropiadas, los fuegos, la sal, los condimentos,  las cantidades, las ensaladas, las parrillas, los tiempos, son tan eternas como interminables.

Lo que sí es seguro es que con una buena carne hasta el más inútil le sale un buen asado; el buen asador se ve cuando la carne es mala.

En Santiago y en casi todo el país, el asado más que una comida es un ritual, tal como la ceremonia del té de los japoneses.

Humita en dos presentaciones, en chala y a la olla

Humita en dos presentaciones, en chala y a la olla

La humita reconoce dos preparaciones en la cocina santiagueña, en chala y a la olla. Ninguna es mejor que la otra, se trata de una cuestión de costumbres, hay quienes la prefieren de una manera y quienes la consumen de la otra.

En lo que sí hay cierto acuerdo es que la humita en chala no lleva zapallo, (anco), mientras que la que hace a la olla sí lo lleva. En Santiago no se acostumbra, como en otros lugares, agregarle azúcar a esta comida. Y últimamente se prefiere agregarle mucho queso, si es tipo parmesano, mejor.

Tamal: Receta de los primitivos habitantes

Tamal: Receta de los primitivos habitantes

El tamal es quizás una de las pocas comidas cuya receta original venga de los primitivos habitantes de esta tierra, como que su preparación, con las lógicas diferencias de acuerdo a cada región, es típica de América, desde Méjico hasta Tierra del Fuego.

Los ingredientes: 400 gramos de harina de maíz, sal y pimienta, ají molido, pimentón dulce, pimentón picante, 50 gramos de manteca o margarina, tres cuartos de carne, preferiblemente de la cabeza de la vaca, dos tomates, aceitunas verdes (algunos no le ponen), dos huevos duros, pasas de uva (opcional) y hojas de choclo o chalas en cantidad necesaria.